Opinión

Tres goles en 111 segundos

El 18 de marzo de 1973, Eduardo Maglioni estableció un récord difícil de superar: en menos de dos minutos convirtió tres veces con la camiseta de Independiente. El partido frente a Gimnasia terminó 4-0 para los de Avellaneda

Por Federico Del Río

Eduardo Maglioni fue un delantero que vivió una de las épocas doradas de Independiente, en la década del 70, cuando el Rojo fue campeón de América y del Mundo. Pero, claro, nombres como los de Bochini y Bertoni eran los que se llevaban todas las luces y quedaron más identificados con aquellas conquistas. Sin embargo, este santafesino que próximamente cumplirá 74 años hizo méritos para tener un espacio en la historia. Y no cualquiera, sino que hasta se metió en el Libro Guinness de los Récords gracias al hat-trick que convirtió en apenas 111 segundos.

Fue hace 47 años, el 18 de marzo de 1973, cuando Independiente y Gimnasia se enfrentaron en la Doble Visera, el viejo estadio del Rojo, por la tercera fecha del Torneo Metropolitano. El primer tiempo terminó 1-0, con gol de tiro libre de Ricardo Pavoni para el equipo que dirigía Humberto Maschio (sí, el ídolo y campeón el Mundo con Racing era el entrenador del clásico rival del barrio). Y en el segundo tiempo llegó esa ráfaga que hizo eterno a Maglioni porque todavía nadie ha podido quebrar su récord. 

"En el primero, la quise poner en el primer palo y la clavé en el otro. En el segundo, Pavoni me puso una pelota para dejarme mano a mano con el arquero y definí. Y en el tercero, Montero Castillo hizo una gran jugada y me la dio para empujarla", detalló innumerables el goleador. Lo cierto es que el famoso gol sacando del medio que inmortalizó Pratto tuvo experiencias anteriores como en aquel partido en el que Independiente goleó a Gimnasia. Porque los goles de Maglioni, el segundo, el tercero y va el cuarto también, se dieron entre el minuto 4 y casi el 6. Los de La Plata no tenían respiro entre sacar del punto central e irla a buscar adentro del arco de Daniel Guruciaga. 

A los 4 minutos fue la jugada que recibió en el área y definió al segundo palo. Los platenses sacaron del medio, enseguida recibieron la presión de los delanteros rojos, Pavoni robó la pelota y lo asistió a Maglioni. 35 segundos habían pasado para su segundo festejo personal. Otra vez la pelota fue hasta el centro de la cancha, Gimnasia intentó ordenarse, pero no duró mucho la posesión del balón, hasta que cuando el reloj marcaba 5 minutos y 51 segundos, otra vez los jugadores de Independiente se abrazaron alrededor del hombre récord. 

Claro que no eran tiempos de festejos con bailecitos ni trepados al alambrado. Si Maglioni se hubiera dedicado a gritar sus goles de esa manera, no habría podido marcar ese récord de tres goles en 111 segundos. "Al otro día me tocaron timbre a las 6 de la mañana en mi casa. Era el móvil de Radio Rivadavia que me venían a buscar para hablar con Cacho Fontana. Así me que tuve que levantar e ir hasta el camioncito", recordó Maglioni en 2018 para graficar lo importante que había sido en aquel momento su triplete.

Comentarios