Opinión

Sonido de fútbol

Hay lugares, aromas y sonidos que nos trasladan a situaciones de nuestras vidas y que son nuestro paraíso terrenal: amigos, barrio, infancia y, por supuesto, fútbol

Por Leonardo Gentili

Sonido de fútbol

Sonido de fútbol

El regreso del fútbol argentino, de momento con partidos amistosos, nos conectó con situaciones que en otro contexto, estadios con público y bullicio mediante, pasaban desapercibidas. Roberto Fontanarrosa, en quien confluían la pluma y la pelota, decía: "Cuando hay fútbol uno sabe que el mundo está funcionando perfectamente".

Y de a poco, de este lado del planeta, las cosas se van acomodando si de fútbol se trata. Un fútbol diferente al que conocíamos, sin hinchas en las gradas, pero que nos permite escuchar la más maravillosa música. La misma música que con simpatizantes en las tribunas no se escucha; la del sonido de la pelota cuando es impactada, el grito de los futbolistas pidiéndola: "Dame", "tocá", "vení", "jugá". O la advertencia al compañero ante la presencia acechante del rival: "¡Cuidado que te llegan!". Ni hablar de la incomparable sinfonía que se escucha al tocar el balón la red.

Cuando uno es chico y va a la cancha por vez primera se ve arrebatado por tanto verde del campo de juego, los cantitos de los hinchas y por veintidós tipitos, que se ven chiquitos a lo lejos y abajo, que para cualquier pibe son personajes de ciencia ficción, son superhéroes.

De grandes, y ante la vacía inmensidad de los estadios, ya sea en el lugar o a través de la tele, podemos disfrutar de los sonidos íntimos de este juego que nos apasiona y nos cambió para siempre.

Es cierto, no nos gusta el fútbol vacío de aliento, no menos cierto que los silencios obligados, por los que no están, nos permiten escuchar la más maravillosa música...

Comentarios