Opinión

La pequeña revancha de Beccacece

Tras un efímero paso por Independiente, el entrenador de 39 años cruzó de vereda en Avellaneda para dirigir a Racing. En el primer clásico, pudo triunfar

Por Pablo Giralt

Sebastián Beccacece, DT de Racing(Fotobaires)

Sebastián Beccacece, DT de Racing | Fotobaires

Apenas 16 fueron los partidos de Sebastián Beccacece como entrenador de Independiente. Aquella derrota vs. Lanús 2-0 por los 4tos de final de la Copa Argentina definió su futuro en la institución que lidera Hugo Moyano.

Tras su salida envuelta de polémicas y reproches, el panorama no pintaba sencillo para el DT. Sin embargo, tan solo una reunión alcanzó para que el manager de Racing, Diego Milito, sintiera empatía con su proyecto y lo confirmara como el sucesor de Chacho Coudet.

En un par de meses pasaba lo impensado para muchos, se cruzaba de vereda y comenzaba su revancha deportiva en la Academia.

Cuando desembarcó en Racing, llegó con varias asignaturas pendientes y puntos destacados a mejorar en su carrera personal. En Independiente su manejo del grupo fue muy cuestionado, tanto como sos continuas decisiones tácticas y estratégicas. Si algo lo había distinguido en Defensa y Justicia había sido la ambición que tenía su equipo por luchar siempre hasta el final y no resignar las formas de la búsqueda. Todo el ambiente futbolero se deshacía en elogios en un equipo que tenía un estilo único y elegante. 

En el Rojo no lo logró, por el contrario, se comenzó a dudar de su real capacidad para dirigir a un club grande. Y además, no puedo dejar pasar un detalle que me parece vital en esta historia: la antipatía que generaba en algunos analistas que no le permitían ni el más mínimo error.

Con esta pesada herencia, arribó a la Academia e intentó desde un principio revertir toda la mala experiencia del pasado.

Los dos empates consecutivos en la reanudación de la Superliga, 1-1 vs. Atlético Tucumán y mismo marcador vs. Argentinos Juniors, desataron una desmedida crítica y hasta la insolencia de tener que contestar en una conferencia de prensa si su futuro dependía -con apenas 2 partidos- del resultado en el clásico. Hasta los propios Víctor Blanco y Milito debieron salir a dar explicaciones a cuestionamientos sin sentido, propios del fútbol argentino.

Lo del domingo ya es sabido, con 9 hombres pudo derrotar a Independiente con un gol agónico de Marcelo Díaz, en uno de los clásicos de Avellaneda que más recordaremos en los últimos tiempos.

Beccacece tiene más en claro que nadie que no tiene margen de error, necesita gestionar bien y tener buenos resultados por el bien de su carrera y esta es la mejor garantía que puede tener el hincha de Racing. Deberá ajustar sus pretensiones tácticas al material que tiene, y comprender que los nombres en los clubes grandes pueden resultar la carta ganadora en más de una mano.

El 5 de marzo comenzará su aventura en la Libertadores visitando a Estudiantes de Mérida, pero al menos y por un par de horas -como suele suceder en nuestro bendito fútbol- ha tenido su pequeña revancha.

Comentarios