Opinión

El 1 x 1 de Boca: Almendra, el mejor con fútbol y gol

Agustín Almendra, con claridad y con un gol crucial, fue el mejor en Parque Patricios. De nuevo, Luis Vázquez y Marcelo Weigandt demostraron que están para ser titulares. Hubo un seguro partido de Agustín Rossi en un 3-0 dibujado con más contundencia que juego convincente.

Por Enrique Gastañaga

Agustín Almendra celebra su gol tras un gran derechazo desde afuera. Luis Vázquez, quien luego haría el segundo, lo espera para abrazarlo.

Agustín Almendra celebra su gol tras un gran derechazo desde afuera. Luis Vázquez, quien luego haría el segundo, lo espera para abrazarlo.

Agustín Rossi (7). Transmitió seguridad. Siempre muy bien ubicado y con un par de atajadas importantes, como ante la tijera de Cóccaro y un remate de Silva.

Marcelo Weigandt (7). El despliegue habitual de una punta a otra del campo. Ratificó su capacidad para percibir cuándo atacar el área rival. Así generó la infracción de Henríquez en la acción del penal. También surgió con un par de buenos cierres defensivos.  

Carlos Izquierdoz (6). Más allá de un resbalón ocasional y alguna salida imperfecta, cumplió y aportó tranquilidad en el corazón de la defensa.

Marcos Rojo (6). Aunque Huracán inquietó en varios tramos, se las ingenió para imponer su firmeza. Pateó muy bien, cruzado y abajo, el penal del tercer gol.

Frank Fabra (6). Al revés de lo habitual, en este caso construyó una tarea prolija y sin distracciones en la marca, pero pasó poco al ataque.

Rodrigo Montes (5). Corrió, exhibió despliegue. No estuvo nítido con la pelota.

Esteban Rolón (5). Después de unos primeros 20 minutos de inseguridades, logró acomodarse en la interrupción. Sigue debiendo esa presencia en el pase que se le requiere a un "5" de Boca. Se queda en el toque lateralizado o hacia atrás. 

EL MEJOR: AGUSTÍN ALMENDRA (8). Se movió con naturalidad, a pura confianza y claridad. Destrabó un partido que a Boca se le presentaba complicado en su desarrollo con un derechazo desde unos 25 metros, que se clavó contra un palo de Marcos Díaz y que vale como símbolo de la confianza que hoy envuelve a Almendra.

Aaron Molinas (5). Esta vez no logró hacer jugar a Boca como otras veces, aunque le puso una linda pelota a Vázquez y dos veces exigió a Marcos Díaz, con una llegada a definir cayéndose y con un tiro libre. 

Cristian Pavón (6). Aunque no se lo observó tanto en el desborde o en la finalización, aportó tirándose atrás más que en otros partidos, algo que Boca necesitaba. Manejó con calma la jugada del gol de Almendra en su nacimiento.

Luis Vázquez (7). Otra producción para alimentar su autoestima y confirmar que ser el "9" de Boca no le pesa. Pegó un grito más que necesario, el segundo, cuando Huracán insinuaba el empate. Lo hizo con concentración para capturar el mal pase de Quilez y con repentización y justeza para abrirse y encontrar el ángulo ante la salida rápida de Marcos Díaz. Pudo haber hecho uno antes, en el primer tiempo, en esa larga corrida que dibujó con potencia hasta que el arquero de Huracán le frustró el grito con un manotazo desbordado de reflejos.

Norberto Briasco (5). Tuvo media hora desde que sustituyó a Molinas, ya cuando Boca había festejado el segundo. No pesó demasiado, más allá de un derechazo desviado. 

Juan Ramírez (5). Volvió tras la lesión. Reemplazó a Vázquez con Boca tres goles arriba. La historia estaba cerrada y casi no participó.

Eros Mancuso (-), Exequiel Zeballos (-) y Cristian Medina (-). Entraron por Weigandt, Pavón y Montes, pero estuvieron en campo menos de diez minutos.

DT: Sebastián Battaglia (6). Puso en cancha una formación lógica, con Aaron Molinas de entrada. El tema es que el pibe esta vez no logró ser influyente en el juego como otras veces. Estaba por sacarlo justo cuando Vázquez pescó el segundo. Después sí lo excluyó y puso a Briasco. De todos modos, ya con dos goles de ventaja, la influencia de ese cambio no se puede analizar en profundidad. Las otras modificaciones fueron sobre el epílogo.

Comentarios