Nacional

El día que Boca le ganó una final a River

El 22 de diciembre de 1976, por primera vez hubo una definición superclásica y Boca fue el que festejó con la vuelta olímpica. Fue 1-0 con gol del Chapa Suñé para coronarse campeón del Torneo Nacional.

Por Federico Del Río

El día que Boca le ganó una final a River

La historia más cercana lleva la memoria hasta el 2018 con las finales de la Supercopa Argentina en Mendoza y de la Copa Libertadores en Madrid. Pero el historial de las definiciones mano a mano entre River y Boca tienen un capítulo más, el primero, que se dio llegando a la Navidad de 1976. En aquellos tiempos, los Nacionales se definían casi con la sidra y el pan dulce en la mano. Y aquel año se dio por primera vez que los dos gigantes argentinos se enfrentaran en una final. Muchos superclásicos habían pasado, pero nunca para definir un título.

Boca, dirigido por Juan Carlos Lorenzo, tuvo que desempatar con Quilmes para ganar la Zona A y avanzar a los cuartos de final. En esa instancia le ganó a Banfield (en la cancha de Racing) y luego eliminó a Huracán (en la Doble Visera) para llegar a la final del campeonato. Mientras que River, que tenía a Angel Labruna en el banco de suplentes, ganó la Zona B y luego dejó en el camino a Quilmes y a Talleres de Córdoba para encontrarse con su clásico rival en la definición por el título.

Como en todas las fases anteriores de mano a mano, era un solo partido en cancha neutral y el estadio de Racing fue el elegido para ser sede de la primera final de la historia del fútbol profesional entre Boca y River. Más de 70 mil personas colmaron las tribunas del Cilindro de Avellaneda aquel 22 de diciembre de 1976 en el que Rubén Suñé se transformó en el héroe xeneize gracias al gol que valió la vuelta olímpica: Boca ganó 1-0 y se quedó con el título del Nacional 76. Así se transformó en bicampeón justo un año después de que el Millonario había podido cortar su sequía de 18 años también ganando el Metropolitano y Nacional.

El gol de Suñé que valió el título tuvo su historia particular tanto por la definición como por las imágenes que lo recuerdan. El Chapa se hizo cargo de un tiro libre cerca del área cuando ya iban 27 minutos del segundo tiempo. Le habían cometido una falta al Toti Veglio y mientras Fillol acomodaba la barrera, el capitán de Boca pateó y la clavó cerca del palo más lejano del Pato. Varias veces Suñé explicó el por qué de esa avivada: "Antes de empezar el partido, el árbitro nos había dicho a los capitanes que no era necesario tocar el silbato para patear un tiro libre, que si había la distancia correspondiente, se podía tirar".

Lo más llamativo de esa jugada fue que, a pesar de tratarse de la primera (y única hasta 2018) final entre Boca y River, no había más que fotos que registraran el remate del capitán de Boca y de la pelota entrando al arco rival con Fillol casi como un espectador lejano. Recién en noviembre de 2019 apareció el video del “gol fantasma”, como se lo bautizó ante tantos años en los que no se había visto esa filmación que los hinchas de Boca pudieron revivir hace apenas poco más de un año.

Comentarios